Terapia con IRAP

Las afecciones del aparato músculo-esquelético representan un gran problema en la especie equina, causando graves pérdidas económicas en la industria del caballo de deporte. La introducción de nuevas técnicas de diagnóstico por imagen así como la mejora de las ya existentes, han permitido al colectivo profesional llegar a un diagnóstico más preciso y por consiguiente, desarrollar un amplio abanico de métodos terapéuticos en medicina equina.

Cabe destacar el gran desarrollo y evolución en los últimos años de la medicina regenerativa; son muchos los estudios tanto en medicina humana como veterinaria, a nivel clínico y experimental, los que avalan la eficacia de estas terapias, razón por la cual, han pasado a convertirse en tratamientos de primera elección en gran cantidad de casos. Sus comienzos en medicina humana se remontan a la década de los 90 sobre todo en procesos de osteoartritis de rodilla, tobillo, cadera y codo, artritis reumatoide, trastornos de columna y afecciones musculares; países como EEUU y Suiza han sido pioneros. No fue hasta el año 2001 su incorporación en medicina equina. Concretamente en el caso del IRAP, inicialmente su uso principal correspondía a procesos de Osteoartritis, donde se observan evidentes mejorías tanto a nivel de signos clínicos (claudicación principalmente) como de pruebas complementarias (estudio radiológico); sin embargo, amplias investigaciones actuales realizadas in vitro en humana y otras especies, incluido el caballo, revelan que además de sus aplicaciones en las patologías músculo-esqueléticas ya citadas, tiene considerables efectos positivos sobre la patogénesis de otras afecciones y no necesariamente referentes a este aparato: hablamos del asma y los melanomas además de Síndrome del navicular, microfracturas condrales, lumbalgia, lesiones musculares y tendinosas.

Problemas Angulares y Flexurales del Potro en Crecimiento

Concetta Molé
EQUISAN Veterinaria Equina Integral

1. Introducción

La producción de caballos de deporte supone una gran inversión de tiempo y de recursos materiales para garantizar el máximo rendimiento atlético. Por ello, el cuidado del potro en crecimiento es uno de los principales objetivos a considerar en todas las yeguadas. Igualmente, la prevención de lesiones musculoesqueléticas es fundamental para evitar la retirada temprana de la carrera deportiva de nuestros pacientes, minimizando el impacto económico que conlleva.

La correcta conformación del caballo es fundamental para que pueda expresar su potencial a lo largo de su carrera deportiva. La expresión de la misma en cada animal viene determinada por varios componentes: el genotipo y los factores ambientales, que influyen ya a nivel uterino, tales como la nutrición y el manejo en los primeros meses de vida.

Las deformidades ortopédicas durante el crecimiento pueden ser angulares o flexurales. Dependiendo del tipo de alteración, del grado de severidad y del uso futuro del caballo, es necesario intervenir precozmente para asegurar el correcto desarrollo. Existen diferentes opciones terapéuticas para corregir estos defectos ortopédicos, tanto a nivel médico, como técnicas quirúrgicas y de herraje correctivo.