Ulceras Corneales y Queratitis Fúngica

Helena Hernán Peñalver
EQUISAN Veterinaria Equina Integral

Introducción
La conjuntiva y la cornea de los caballos están constantemente expuestos a bacterias y hongos. El epitelio de la cornea del caballo es una barrera formidable para la invasión y colonización de patógenos como bacterias y hongos presentes en condiciones normales en la superficie de la cornea y la conjuntiva del caballo. Un defecto en el epitelio de la cornea permite a los hongos y/o las bacterias adherirse a la cornea e iniciar una infección.



Los patógenos más comunes en las úlceras de cornea de los caballos son: Staphylococcus, Streptococus, Pseudomonas, Aspergillus y Fusarium spp. Cuando un caballo presenta una úlcera corneal debemos considerar que también existe una infección. La infección fúngica debe ser sospechada cuando la historia clínica de la úlcera fue provocada por material vegetal o si ya existía una úlcera corneal y se ha estado tratando con antibiótico o corticoesteroide durante un largo periodo de tiempo y aun así ha seguido sin desaparecer.

Terapia Médica 

Una vez la úlcera corneal es diagnosticada, la terapia debe ser considerada cuidadosamente para asegurar un tratamiento integral. La terapia médica es el tratamiento primario para controlar la úlcera, aunque hay que tener en cuenta la posibilidad de un tratamiento quirúrgico. Esta terapia médica intensiva debe ser modificada en base a su eficacia. 
El sistema de tratamiento mediante lavado subpalpebral (Imagen 1) o nasolacrimal es empleado para tratar caballos de difícil manejo o que necesitan terapia con mucha frecuencia.

Desmitis del Origen del Ligamento Suspensor y Dolor Subtarsal

Janine Astrid Terschuur
EQUISAN Veterinaria Equina Integral

1. Introducción

En este trabajo se realiza una revisión bibliográfica sobre la desmitis del origen del ligamento suspensor en miembros pélvicos, explicando desde como identificar una cojera característica de una desmitis del ligamento suspensor en posteriores, centrándonos en el diagnóstico, desde las complicaciones con las anestesias perineurales hasta diagnóstico por imagen avanzado como es la resonancia magnética, y mencionando por último los último en tratamientos tanto médicos como quirúrgicos.



2. El tarso y ligamento suspensor
2. 1 Anatomía del tarso A nivel óseo, el tarso equino está comprendido por tres hileras que son principalmente: la hilera proximal con el astrágalo y el calcáneo, un hueso central que conforma la hilera intermedia y por último una hilera distal que consta de primer y segundo hueso tarsal fusionado y el tercer y cuarto hueso tarsal separados.