Intoxicación por Adelfa

Nerium oleander L. cuyo nombre común es adelfa, laurel rosa, laurel de jardín, baladre o trinitaria entre otros; pertenece a la Familia Apocynaceae. La intoxicación por adelfa es parecida a la intoxicación por digitálicos, esto explica su acción patógena fundamentalmente a nivel cardiaco.
Su hábitat originario es la zona del Mediterráneo y Asia. Sin embargo, actualmente puede verse en muchas partes del mundo debido a su gran extensión como planta ornamental, ya que presentan gran resistencia, fácil crecimiento y buen aspecto. Es habitual encontrarla en la medianera de carreteras y autopistas, así como en parques y jardines. 

Se trata de un arbusto de hoja perenne que puede alcanzar hasta 6 metros de altura. Presenta hojas lanceoladas que recuerdan al laurel, de color verde en el haz y más claras en el envés. Habitualmente con flores de color rosa, pero existen numerosas variedades con diferente número de pétalos y coloración. Las variedades blanca y amarillo pálido son también frecuentes de ver. Nerium oleander L. ha sido empleado en el pasado aprovechando sus propiedades tóxicas. En la formación de venenos caseros, frente a roedores e insectos, como remedio casero externo frente a la sarna del ganado, …

La adelfa es extremadamente tóxica para animales y humanos. Los principios activos se encuentran localizados en todas las partes de planta (flores, ramas, semillas, savia, raíces), y principalmente en hojas. Las diferentes partes tóxicas presentan similar toxicidad tanto frescas como secas.

La dosis tóxica es del 0,005% del peso vivo en hojas, lo equivalente a 10-20 hojas aproximadamente para un caballo adulto. El consumo de adelfa en estado fresco es inusual ya que durante la masticación se liberan saponinas, las cuales producen una sensación de ardor en la cavidad bucal. Por el contrario, las formas secas son más palatables, siendo la principal fuente de intoxicación. La mayoría de casos tienen lugar por ingestión de ramas caídas, desechos de podas o mezcla de partes de la planta junto con otros alimentos.

Contiene hasta 5 glucósidos cardíacos (oleandrina, rosagenina, nerina, folinerina, etc.). La oleandrina y la nerina resultan ser los de mayor toxicidad. La estructura de ambos principios activos es muy similar farmacológicamente a la digoxina (cardiotónico ampliamente utilizado en las insuficiencias cardiacas).
La forma de presentación más frecuente de la intoxicación por adelfa es la muerte súbita sin sintomatología específica asociada. Las sustancias tóxicas son absorbidas y llegan en primera instancia al corazón, causando daño sobre las células cardiacas y provocando diferentes alteraciones del ritmo cardiaco (arritmias, bradicardia, taquicardia, bloqueo aurículo-ventricular...) hasta provocar la muerte por fallo cardiaco.