Exploración del Potro Neonato

Cuando nos encontramos con un potro neonato, el reconocimiento debe realizarse lo antes posible para aumentar las posibilidades de éxito en el caso de que surjan complicaciones. El sistema inmune inmaduro es fácilmente deprimible. Los potros recién nacidos carecen de mecanismos metabólicos compensatorios y de regulación de la temperatura, y se suelen presentar situaciones en que los animales no muestran síntomas tempranos sino que rápidamente se deterioran y mueren. En caso de complicación perinatal es conveniente trasladar al potro junto a su madre a un centro de referencia donde puedan llevarse a cabo los cuidados intensivos que estos animales necesitan.

 

Es importante conocer la historia reproductiva de las yeguas y observarlas durante este periodo, ya que las hembras que han sufrido abortos o han tenido potros con problemas es fácil que puedan padecer trastornos como producción de calostro inadecuado, imposibilidad de llevar al potro a término, escaso instinto maternal, ... Las yeguas primerizas pueden parir cinco días antes, cuando las ubres no están llenas, y las yeguas de elevada edad pueden tener una mala conformación que las haga propensas infecciones uterinas o una placentación insuficiente.

Si la yegua pierde calostro por las ubres el potro puede necesitar algún suplemento. Una lactación prematura puede ser signo de placentitis o insuficiencia placentaria y puede que el potro sufra infección o sea inmaduro. Entre los factores de riesgo en los últimos meses de gestación destacan: 

- Fiebre de la madre
- Descarga vaginal purulenta
- Endotoxemia
- Cirugía
- Hidroalantoides
- Medicaciones prolongadas
- Mala alimentación
- Medio ambiente subóptimo
Nacimiento
En el momento del nacimiento se pueden dar complicaciones:
- Distocias
- Gestación prolongada