Sexaje de semen y embriones en équidos

Eva Moreno Iglesias
EQUISAN Veterinaria Equina Integral

A lo largo de los últimos años asistimos a un rápido desarrollo de las técnicas de reproducción, las cuales alcanzan mayor repercusión en el campo a medida que se logran avances que hacen su uso más fácil , mejoran los resultados y se abaratan los costes de su aplicación. Como afirma BETTERIDGE (periodista británico especializado en nuevas tecnologías) “puede afirmarse que el deseo del hombre de controlar el sexo de sus animales es tan viejo como la domesticación de éstos”. Existe un pintoresco cúmulo de creencias vulgares al respecto que se remontan a tiempos pretéritos y todavía prosiguen en la actualidad. En el año 456 antes de JC, se creía que las hembras procedían del testículo izquierdo y los machos del derecho. Plinio apuntó en el año 50 de nuestra Era que los toros desmontaban hacia la derecha después de engendrar un macho, y hacia la izquierda después de engendrar una hembra. Otra creencia afirmaba que el sexo venía determinado por la dirección del viento en el momento de la cópula. No obstante hoy en día se sabe que el sexo genético de los mamíferos, en los cuales existe heterogametia del sexo masculino, se determina en el momento de la singamia, dependiendo de que el óvulo portador del cromosoma X sea fecundado por un espermatozoide X o Y.
En la actualidad se reconocen diferentes biotecnologías aplicadas a equinos para mejorar las condiciones reproductivas, y hacer este aspecto, más eficiente. En ese orden de ideas, se puede apreciar que actualmente están en pleno desarrollo técnicas que permiten entre otras cosas, desarrollar Inseminaciones artificiales, diagnosticar gestaciones en forma temprana, sexar espermatozoides para obtener sexos específicos, sexar embriones para tener mercados en los cuales se puedan elegir crías con características genotípicas particulares.
En el mundo equino, la posibilidad de sexar semen ha supuesto un avance, puesto que en ciertas disciplinas como es el Polo, las yeguadas necesitan producir una mayor cantidad de hembras que de machos porque las hembras son las que transmiten la aptitud para esta disciplina. Además resulta interesante en el tema del equilibrio de sexos dentro de un yeguada, normalmente se suele buscar que el número de machos y de hembras sea similar para estar compensados.
Cabe destacar que en el caso de los equinos de Pura Raza Inglés, el uso de biotecnologías, particularmente la inseminación artificial y la transferencia de embriones se encuentran prohibidas, es más, las asociaciones de la raza exigen que todas las crías deben ser obtenidas por medio de monta natural.
La demanda para las técnicas de sexaje de embriones equinos en la actualidad es demasiado baja pero, no obstante, si el congelamiento de embriones equinos incrementara en los próximos años, es indudable que la demanda de sexaje de éstos antes de ser congelados también aumentará. En 1998 nació la primera potranca procedente de semen sexado y en 2003 la primera cría nacida de padre y madre nacidos de semen sexado.


1. Sexaje de semen
Entre las principales ventajas que se pueden derivar de la aplicación práctica de esta tecnología se destacan:
• La capacidad de programar la producción hacia un sexo determinado, dependiendo de las demandas del mercado, la cual es de suma transcendencia económica para las explotaciones de multiplicación
• La capacidad de las empresas de selección para desviar sus producciones a líneas macho o hembras según la programación comercial de sus actividades, repercutiendo, de forma sustancial, en los índices económicos de dichas empresas.
• La posibilidad de acelerar y mejorar los programas de mejora genética.