Sincronización del Celo

La yegua es poliéstrica estacional. La actividad reproductiva es primariamente regulada por el fotoperiodo, pero también por la nutrición y el clima (principalmente la temperatura). Alrededor del mundo la mayoría de las yeguas sufren la actividad del ciclo sexual durante la primavera y el verano (estación de cría), y solamente algunas yeguas son reproductivamente activas durante el invierno (estación de anestro). Al alargarse los días en la primavera temprana las actividades ováricas son gradualmente estimuladas. Durante la primavera, en la transición del anestro a la estación de cría el desarrollo folicular puede ser irregular, con folículos desarrollándose y regresando por algún tiempo (semanas a meses).

Eventualmente, el desarrollo folicular culmina en la primera ovulación de la estación. Siguiendo esto, las yeguas generalmente continúan teniendo ciclos ovulatorios regulares. El porcentaje de yeguas que ovula decrece generalmente durante el otoño y solamente un pequeño porcentaje de yeguas continúa ciclando durante el invierno.