Transferencia de Embriones

Los caballos siempre han estado unidos al hombre desde la antigüedad. Primeramente fueron de ayuda a la hora de los trabajos, como animales de carga o medio de transporte. Sin embargo, a día de hoy, en los países desarrollados, está asociado a un uso lúdico.

El sector equino mueve muchos millones de euros al año, y por ello, se están comenzando a utilizar técnicas de reproducción que ya llevan muchos años utilizándose en el ganado bovino, como es el caso de la transferencia de embriones.

Está técnica, fue descrita por primera vez en 1972, aunque no fue comercializada hasta los años ochenta. No obstante, en España es una técnica minoritaria, algo que no ocurre en el resto de países europeos o estadounidenses.

Como su propio nombre indica, esta técnica se basa en obtener embriones de una yegua donante e introducírselo a la yegua receptora. Esta actividad tiene ventajas que lo justifican, como son: Se pueden obtener potros de yeguas que están compitiendo, ya que una yegua que está en temporada de competición no puede permitirse una gestación, interrumpiendo su competición. Es una técnica de alto valor económico, ya que nos permite tener una yegua compitiendo (de alto valor económico) y, además tener una yegua gestante (corriente) con un potro de la yegua en competición.
Obtenemos un mayor número de potros por año y yegua. Podemos obtener descendencia de una yegua a partir de los dos años de edad. Las yeguas con problemas de fertilidad pero gran valor, pueden tener descendencia con esta técnica. Al igual que las yeguas con problemas de salud no reproductivos, pero que si tuvieran una gestación, no la podrían llevar a término.
Por último, evitaremos los riesgos de gestación y parto en yeguas de alto valor .


1. Elección de donantes y receptoras
La yegua es poliéstrica estacional. La actividad reproductiva es primariamente regulada por el fotoperiodo, pero también por la nutrición y el clima . En la yegua donante, es necesario realizar un estudio reproductivo donde se valorará el estado del útero y la fase reproductiva en la que se encuentra, para saber si esa yegua puede ser usada en un programa de transferencia embrionaria.