Torsión Uterina

Dentro de las patalogias que pueden presentarse en la yegua gestante, la torsión uterina se presenta con cierta frecuencia. Es una afección grave, que si no se soluciona conducirá a la muerte de la yegua y por supuesto del feto, si se encuentra gestante.


La torsión uterina se presenta en yeguas gestantes, normalmente a partir del 7º mes de gestación, cuando el feto ocupa el total del cuerpo uterino y uno de los cuernos y mas raramente se puede presentar en yeguas ya paridas, que todavia mantienen clara asimentría en el tamaño de ambos cuernos uterinos, por tanto lo veremos no mas 45 ó 60 dias postparto.

La enfermedad se manifiesta de forma brusca, con idéntica manifestación que si se tratara de un cólico de intensidad elevada. Nos encontramos ante uno de los denominados “falsos cólicos”, ya que el peciente manifiesta dolor abdominal, pero realmente el problema asienta en vísceras no digestivas.

Las torsiones uterinas moderadas en fase temprana no alteran los parámetros del líquido peritoneal. Sin embargo, los casos de larga duración o las torsiones severas producen cambios significativos en el color, concentración de proteínas y número de células presentes en el líquido abdominal. Un recuento de glóbulos blancos que excede las 10.000 células/μl, y una concentración de proteínas que supera los 3g/dl junto con un aumento importante de glóbulos rojos, son hallazgos típicos compatibles con isquemia visceral.

En estos casos la ecografía transabodominal puede ser de ayuda para evaluar las condiciones de la pared uterina.