Estudio de cojeras

El estudio y diagnóstico de las cojeras reviste cada día mas importancia en la medicina equina y de forma muy especial en la de caballos dedicados a la competición en cualquiera de sus disciplinas.

El hecho de trabajar en un medio cada vez más competitivo, nos obliga a realizar diagnósticos precisos y acertados pronósticos.  Esto requerirá la mayoría de las veces un examen exhaustivo, el cual debe estar sustentado en un acabado conocimiento anatómico y fisiológico y en el uso correcto y metódico de una técnica de exploración.
Conceptos Generales

Cualquiera que sea el origen de la lesión que asiente sobre el aparato locomotor,  este responde alterando su funcionamiento normal, apareciendo entonces un entorpecimiento en el andar que llamamos claudicación o cojera.

Frente a este paciente que cojea o claudica, el veterinario tendrá que responder varias incógnitas:

  • ¿Verdaderamente cojea? Y ¿cuál es el miembro o miembros afectados?
  • ¿En que región del aparato locomotor asienta la lesión o causa de cojera?
  • ¿Cuál es el tipo y origen de la lesión?

Decimos que un caballo cojea  cuando deambula de forma defectuosa, alterándose la relación normal que existe entre las distintas fases del andar.

El paso presenta dos fases. Una de elevación que comienza cuando el casco deja el suelo y otra de apoyo, que dura todo el tiempo que un pie tiene contacto con el suelo.

Así, vamos a hacer una primera clasificación en cojeras de apoyo y cojeras de elevación, según el momento en el que el animal, tratando de aliviar el dolor sustrae el apoyo o altera la fase de elevación, acortándola o alargándola.

Denominamos claudicación en frío a aquellas cojeras que son mas intensas cuando el caballo inicia el ejercicio, en contrapartida de las llamadas cojeras en caliente, donde la disfunción se acentúa con el trabajo o el ejercicio.

Si bien las cojeras pueden tener innumerables causas, estas las podemos resumir en tres grandes grupos, como son:

-Cojeras de origen doloroso: Son la mayoría y responden a todas aquellas alteraciones capaces de desarrollar el signo dolor.
-Cojeras de origen mecánico: Son todas aquellas en las que, ausente el dolor, se produce el desarreglo a expensas de la imposibilidad mecánica impuesta al libre juego articular, como ocurre por ejemplo en las anquilosis, retracciones tendoligamentosas, secciones musculares, etc.
-Cojeras de origen neurogénico: Son aquellas producidas por alteraciones del sistema nervioso, y que provocan ataxias, paresias y parálisis que alteran la locomoción.