Medicina Veterinaria Regenerativa

La medicina regenerativa es un área de rápido crecimiento en la Medicina Veterinaria y con un gran potencial, por lo que es necesaria una investigación mas profunda para seleccionar mejor los mejores tratamientos y evaluar sus resultados, ya que no todos los productos son iguales y aún no se comprenden completamente sus mecanismos de acción.
En los últimos años la medicina deportiva equina ha tenido avances muy significativos:  métodos diagnósticos como la ecografía digital, la radiología digital y la resonancia magnética y el desarrollo de nuevas alternativas terapéuticas.
En particular, los avances en campo de la regeneración de tejidos abrieron una nueva oportunidad para el tratamiento de problemas que en el pasado se consideraban el final de una carrera deportiva.

Para iniciarnos en este campo, es importante distinguir tres conceptos:

  1. Cicatrización: Proceso natural mediante el cual el cuerpo se repara a si mismo.
  2. Reparación: Reposición de la salud y funcionalidad después de un daño o herida.
  3. Regeneración: Substitución de un tejido (u órgano) perdido o dañado mediante la formación de nuevo tejido idéntico al original.

Para evitar confusiones, se debe entender que sólo la regeneración de un tejido restaura la estructura y función original del mismo. La reparación con formación de cicatrices, en particular en tendones y cartílagos, a pesar de proporcionar soporte estructural es siempre de menor calidad y conduce a un desempeño inferior del tejido, lo que a menudo causa una nueva lesión.

Los tejidos necesitan de tres componentes para regenerarse correctamente:

  1. Una estructura de soporte que proporcione la matriz sobre la cual las células puedan crecer.
  2. Factores de crecimiento que proporcionen el estímulo necesario para que las células crezcan (concentrados sanguíneos autólogos).
  3. Células capaces de producir una matriz adecuada de tejido (productos celulares).