Tenotomía del Tendón Flexor Digital Profundo

Indicada en casos graves de deformidad flexural de la articulación interfalangiana distal, y además como técnica paliativa en casos de laminitis crónica refractaria. Si la deformidad flexural de la articulación interfalangiana distal ha progresado hasta el extremo de que la superficie dorsal de la falange ha adoptado una posición vertical, la contracción secundaria de la cápsula articular y de las inserciones peritendinosas de la porción distal del tendón flexor digital profundo, pueden bloquear el casco en esa posición. En ambos casos no se puede prever una respuesta positiva a la desmotomía del ligamento accesorio del tendón flexor digital profundo, pero sí a la tenotomía del mismo.

La tenotomía a nivel de la media caña se ha utilizado con relativo éxito, pero ante la posibilidad de adherencias peritendinosas, la técnica de tenotomía a nivel de la media cuartilla es hoy en día la habitualmente empleada.

La explicación más común para la rotación del tejuelo en caballos con laminitis grave es la separación de las láminas interdigitales sensibles y no sensibles de la superficie dorsal de la tapa del casco y la tensión continuada del tendón flexor digital profundo en la cara palmar de la falange distal. La razón de la cirugía aquí descrita es reducir las fuerzas dinámicas que favorecen la rotación y reducir la presión de la falange distal en el corion solar.

ANESTESIA Y PREPARACIÓN

La operación se realiza bajo anestesia general y con el caballo en decúbito lateral. Se debe colocar un torniquete neumático y un vendaje de Smarch para facilitar la hemostasia. La extremidad se depila desde la articulación metacarpofalangiana hasta el casco, incluyendo la banda coronaria. La superficie palmar de la cuartilla se lava y el área se prepara quirúrgicamente.

TÉCNICA QUIRÚRGICA

Se hace una incisión de 3 cm en la piel sobre la línea media de la superficie palmar de la cuartilla, comenzando 1 cm proximal a los talones y continuando proximalmente. Se profundiza con la disección a través del tejido subcutáneo hasta exponer la vaina del tendón flexor digital profundo. La vaina se incide en la misma línea y hasta los mismos límites de la incisión en la piel, hasta exteriorizar el tendón. Se sitúan unos fórceps curvos bajo el tendón y este se secciona con un bisturí. Las terminaciones del tendón se retraen.

La incisión de la vaina se sutura con material reabsorbible del 2-0 en forma contínua (es preferible no cortar la vaina porque así se mejora el proceso de cicatrización del tendón) y el tejido subcutáneo se puede suturar en forma contínua o mediante puntos sueltos con material reabsorbible del 0. La piel se cierra en forma simple con puntos sueltos o con grapas.