Botulismo en Caballos: un caso clínico

El botulismo es una enfermedad caracterizada por  parálisis progresiva flácida . Se puede presentar en todas las especies de mamíferos y aves. El caballo es una especie extremadamente sensibles a la toxina boltulínica (Whitlock y Buckley, 1997; Galey, 2001). La enfermedad está producida por exotoxinas de

Clostridium botulinum, un gérmen anaerobio y  formador de esporas. La bacteria es ubicua y se encuentra en los suelos y la materia orgánica alrededor de todo el mundo. Se producen ocho diferentes toxinas botulínicas que se designan como tipos A , B , C1, C2 , D , E, F y G (Coffield y Whelchel, 2007).

Se han descrito tres tipos de intoxicación botulínica en los caballos (Whitlock y Buckley, 1997; Coffield y Whelchel, 2007; Wilkins, 2007) :
1.- Envenenamiento por forraje ( ingestión de la toxina presente en los piensos)
2.- El botulismo por heridas (formación de esporas de Cl. Botulínum en heridas seguido por la producción y absorción sistémica la  de la toxina)
3.- El botulismo toxoinfeccioso (ingestión de esporas con la  consecuente producción y absorción de toxina en el tracto gastrointestinal de los potros).

 

Se han reportado varios informes de botulismo equino en Europa durante la última década. Gudmundsson (1997) informó de dos brotes sospechosos de   intoxicación boltulínica tipo B en Islandia. En el primero de ellos murieron cuatro caballos  y uno fue sacrificados, en el otro 14 caballos mostraron signos clínicos y tres de ellos fueron sacrificados. Bakos et al. (2000) describieron un caso de botulismo en Hungría; McCann (2000) describió un caso sospechoso en Inglaterra. Wollanke (2004) informó sobre un brote de botulismo en un grupo de 16 caballos y ponis en Alemania de los que nueve murieron o tuvieron que ser sacrificados. Goehring et al. (2005) reportó casos sospechosos de botulismo equino en al menos cuatro regiones de los Países Bajos durante un período de cinco años (2000 a 2004). Gerber et al. (2006) sostenían que la incidencia de botulismo equino en Europa es cada vez mayor debido a que 38 caballos con síntomas altamente compatibles con botulismo se remitieron al hospital de la Facultad de Veterinaria en Berna desde noviembre de 2001 , mientras que no se describieron en la literatura casos de botulismo en Suiza en el último siglo.