El Virus del Oeste del Nilo

La fiebre del Nilo del Oeste, es una enfermedad causada por un flavivirus que pertenece taxonómicamente al serocomplejo de la Encefalitis Japonesa. Las aves actúan como huésped del reservorio natural infectando a los mosquitos que a su vez infectan a los vertebrados. Las aves descriptas como amplificadoras del virus son el gorrión inglés, los cuervos y las palomas. Los mosquitos involucrados en la diseminación de esta enfermedad son: Culex pipiens, Culex tarsalis, Culex quinquefasciatus, otros Culex spp., otros Aedes spp., otros Ochlerotatus spp. Los mamíferos son los huéspedes finales afectando principalmente a equinos, humanos, mascotas (perros, gatos) y a otros animales, en menor grado, provocando un cuadro neurológico, típico de la encefalitis o meningoencefalitis, según sea el caso.

Historia y epidemiología

El virus del NO fue aislado por primera vez en una mujer adulta en el Distrito del Nilo Occidental de Uganda en 1937. Las primeras epidemias registradas de la fiebre del NO ocurrieron en Israel durante los años cincuenta. Durante esta época, el virus se reconoció como causante de la meningoencefalitis humana grave. Posteriormente, se observó su presencia en Egipto, Israel, India y algunas áreas de África. En 1974, la epidemia más grande bien conocida causada por el virus del NO ocurrió en Sudáfrica. Han ocurrido brotes recientes de la encefalitis vírica de NO en seres humanos en Argelia en 1994, Rumania en 1996-1997, República Checa en 1997, República Democrática del Congo en 1998, Rusia en 1999, Estados Unidos en 1999-2000 e Israel en 2000. En América, (aparentemente introducida por aves migratorias) la primera epidemia registrada ocurrió en el área metropolitana de Nueva York al final del verano de 1999. Se notificaron un total de 62 casos de enfermedad neurológica y 7 defunciones. Además de los seres humanos, ocurrieron epizootias concurrentes en aves y caballos, afectando de manera especial al cuervo americano. En nuestro país se han detectado 2 casos neurológicos con confirmación de laboratorio en equinos, vinculados a esta enfermedad, en abril de 2006.

Ciclo

La misma se propaga a través de la picadura del mosquito infectado con el Virus del Oeste del Nilo, luego de alimentarse con la sangre de un pájaro afectado. Este virus podría transmitirse al caballo , perro, gato y humano, si un mosquito lo pica habiendo succionado sangre de un pájaro afectado previamente. La transmisión por picaduras de caballo a caballo, o entre caballo y humano es imposible, ya que los equinos no tienen una carga viral suficiente en sangre como para poder transmitir la enfermedad. Asimismo, la transmisión por picadura de un humano a otro es muy poco probable, por la misma situación.