Paperas

Las paperas son una infección altamente contagiosa y grave de los caballos y otros équidos causada por la bacteria Streptococcus equi. La enfermedad se caracteriza por la inflamación severa de la mucosa de la cabeza y la garganta, con una gran hinchazón y muchas veces la ruptura de los ganglios linfáticos, lo que produce grandes cantidades de pus espesa y cremosa. Las paperas son causadas por Streptococcus equi subespecie equi, mejor conocido como Streptococcus equi (S. equi). El microorganismo puede ser aislado de la nariz o de los ganglios linfáticos de animales afectados, y generalmente se identifica fácilmente en el laboratorio mediante simples test de azúcar.

Transmisión y supervivencia medioambiental

Los caballos de todas las edades son susceptibles, aunque son más comunes en animales de menos de 5 años de edad y, sobre todo en grupos de potros destetados o yearlings. Los potros de menos de 4 meses de edad suelen estar protegidos por el calostro derivado de la inmunidad pasiva. (1) S. equi se mantiene en la población de caballos por el transporte, pero no sobrevive más de 6-8 semanas en el medio ambiente. Aunque el organismo no es muy fuerte, la infección es muy contagiosa.
La transmisión es por contacto directo o indirecto de los animales susceptibles con un caballo enfermo. El contacto directo incluye el contacto con un caballo que se está incubando o acabe de recuperarse de la infección, o con un portador clínicamente no afectado. El contagio indirecto ocurre cuando un animal entra en contacto con un establo contaminado (baldes, comida, paredes, puertas) o el pasto (césped, vallas, pero casi siempre los canales de agua), o a través de las moscas. (2)
Los caballos susceptibles desarrollan la enfermedad a los 3-14 días de exposición. (2) Los animales muestran signos típicos de un proceso infeccioso generalizado (depresión, inapetencia y fiebre de 39 º C y 39,5 ° C). Más típicamente de paperas, los caballos desarrollan una secreción nasal (inicialmente mucosa, posteriormente más densa y purulenta), tos suave y ligera hinchazón dolorosa entre las mandíbulas, con hinchazón de los ganglios linfáticos submandibulares. Los caballos a menudo sitúan su cabeza inclinada y extendida para aliviar el dolor de garganta y de los ganglios linfáticos.
Con la progresión de la enfermedad, se desarrollan abscesos en los ganglios linfáticos submandibulares (entre los huesos de la mandíbula) y / o retrofaríngeos (en la parte posterior de la garganta) .

Los ganglios linfáticos se vuelven duros y muy dolorosos, y pueden obstruir la respiración ("strangles"). Los abscesos en los ganglios linfáticos se abren (o se puede efectuar un corte) en 7-14 días, liberando pus espesa altamente contaminada con S. equi. El caballo se suele recuperar rápidamente una vez que los abscesos se han abierto.
Aunque el proceso descrito anteriormente de la enfermedad es el clásico, algunos caballos (especialmente animales mayores de esa edad) se desarrollará un proceso leve, con una duración corta con o sin abscesos menores de los ganglios linfáticos. Esto se cree que es el resultado de la inmunidad parcial aunque esto también puede resultar de la infección por S. equi de virulencia relativamente baja. Es una infección grave que puede ser mortal, por lo general debido a una serie de complicaciones que se producen.