Protocolo de Necropsia para el Caballo Asegurado

La industria del seguro  equino ha crecido notablemente en los últimos años. Esto hace que cada vez tengamos que intervenir  más frecuentemente en siniestros de caballos asegurados.
En el protocolo de trabajo de la mayoría de las aseguradoras está el estudio postmorten a todos los caballos, tarea que habitualmente suele recaer en el veterinario clínico del propio caballo asegurado o en cualquier otro veterinario clínico que trabaje por la zona.


Normalmente el caballo muerto ha tenido atención veterinaria, hay pues un diagnostico clínico y en ese caso la necropsia, más sencilla, tendrá por objeto corroborar dicha presunción o matizarla y en otros casos corregirla.
Por el contrario en muchas ocasiones, el caballo aparece muerto en su box, sin diagnóstico médico previo y es necesario para gestionar el cobro de la indemnización diagnosticar de forma certera las causas de la muerte. Debemos tener en cuenta que en las actuaciones veterinarias con caballos asegurados cabe también la posibilidad de encontrarnos ante casos de mala fe, donde los efectos que han causado la muerte pueden ser provocados.
De manera que una mala técnica de necropsia, puede tanto dejar pasar inadvertido un caso  de mala fe, donde podrían haber causado daño malintencionado al caballo, o por el contrario, dificultar el cobro del seguro a un cliente  perjudicado, por no poder justificar en nuestro informe las causas de la muerte.
Nos encontramos con mucha frecuencia, que este tipo de trabajo, le es encomendado a un  veterinario  clínico, con formación en medicina pero sin haber tenido especialización específica en anatomopatolgía, que trabaja solo, y que muchas veces acude sin el material necesario para la toma de muestras ni el instrumental adecuado para la realización completa de la necropsia y en muchas ocasiones el caballo lleva muerto muchas  horas o días encontrándolo  ya en estado inicial de descomposción.

En contrapartida,  de este veterinario se espera que emita un diagnóstico certero de las causas de la muerte solo con el exámen macroscópico,  y su informe será  sometido a segundas opiniones, esgrimido como prueba forense en potenciales juicios y pleitos y será fundamental  para indemnizaciones de cuantías económicas importantes, esperando de dicho informe  algo parecido al modelo forense y científico que tanto vemos en  las series de televisión.