Síndrome de Poliuria Polidipsia (PU/PD)

Autora: Claudia Pérez Linde
EQUISAN Veterinaria Equina Integral                                    


                                                                         

El síndrome de poliuria/polidipsia en caballos es complejo. Los cuadros clínicos son muy variables, puediendo aparecer caballos sin signos aparentes de enfermedad hasta casos graves en los que el caballo presente signos de insuficiencia renal. Por todo esto, existe una amplia variedad de diagnósticos diferenciales. Antes de entrar en materia debemos tener claros una serie de conceptos:
• La producción normal de orina en un caballo adulto es de 15-30ml/kg/día, mientras que la de un potro (6-8 semanas) es de 148 ml/kg/día.
• El ph de la orina es básico simplemente por el tipo de alimentación que éstos llevan.
• La densidad urinaria en adultos, se encuentra en un rango comprendido entre 1.008 y 1.040, mientras que en potros lactantes es de entre 1.001 y 1.025.
• Los mecanismos renales que controlan el volumen y la producción de orina son la ADH, Aldosterona y los túbulos renales.
• El consumo de agua diario en un caballo es aproximadamente de 25-70ml/kg/día, y depende de una serie de factores como son: la composición de la dieta, las condiciones ambientales y las demandas fisiológicas, como son la lactación o el entrenamiento. Dicho esto, la hierba fresca proporciona un aporte acuoso superior que un pienso compuesto o heno; un caballo en entrenamiento, durante los meses calurosos de verano, su consumo se verá incrementado. Este consumo de agua viene dado por tanto por: la propia ración, los procesos metabólicos que se producen en el organismo, y del agua de bebida que consume el caballo.
• Las pérdidas de agua fisiológicas se dan por heces, orina, metabolismo y sudor.
Teniendo estos conceptos básicos claros podemos entender el Síndrome PU/PD, como:
- Poliuria: aumento de la producción de orina por encima de 50ml/kg/día.
- Polidipsia: aumento del consumo de agua >100ml/kg/día.
Es importante no confundir poliuria con polaquiuria (que es un aumento en la frecuencia de micción); muchos propietarios cuando nos llaman indicarán que el caballo orina mucho, y mucha cantidad, de ahí la importancia de hacer una buena anamnesis.

Las causas de PU/PD son muy variadas; existen causas de únicamente PD y causas de PU/PD en combinación. Asímismo existen causas fisiológicas y causas patológicas, las que pueden producir este síndrome.
Causas de PD Fisiológicas
- Lactación
- Elevadas temperaturas
- Entrenamiento
- Diarrea
Causas de PU/PD Fisiológicas
- Excesivo consumo de sal
- Excesiva proteína en la dieta
- Administración diuréticos
Causas PU/PD con Patología Asociada
- PD psicógena
- Síndrome de Cushing
- IRC
- Iatrogénica: GCC,Aminoglucósidos
- Insuficiencia hepática
- Diabetes Mellitus
- Diabetes insipida
- Sepsis/Endotoxemia
- Piometra (yeguas)
- Intoxicación Vit D
Por tanto, los diagnósticos diferenciales más importantes y por lo tanto más frecuentes para PU/PD son:
➢ PD psicógena (primaria)
➢ PU/PD por ingesta excesiva de sal
➢ PU/PD iatrogénica
➢ Síndrome Cushing o PPID
Para la aproximación diagnóstica nos tenemos que ir apoyando en una anamnesis completa y detallada, examen físico junto con unas buenas pruebas complementarias; todo esto nos ayudará a descartar las posibles patologías o causas de PU/PD y por tanto a encaminarnos hacia el diagnóstico definitivo.
PD psicógena
Es una de las causas más comunes de PU/PD en caballos adultos estabulados, aunque también puede darse en caballos jóvenes. Es considerado como un vicio desarrollado por aburrimiento (caballos que pasan muchas horas en su cuadra) y a menudo los caballos que presentan este transtorno, pueden presentar otros vicios como tragar aire, morder las puertas o lamido compulsivo de la piedra de sal.
Suelen presentar una buena condición corporal y no tener evidencias de fallo renal, lo cual hace complejo su diagnóstico, porque no observamos signos de enfermedad en el caballo.
Nuestro diagnóstico se basará en una anamnesis exahustiva, exploración física general y específica del sistema urinario, pruebas básicas de rutina (hemograma, bioquímica, urianálisis) junto con una serie de pruebas que son bastante específicas para el diagnóstico de ésta: