Transferencia de Embriones

3. Técnica: inseminación, recuperación de embriones y envasado para su transporte.

Nos vamos a centra en la inseminación artificial y no en la monta natural puesto que generalmente cuando hacemos trasplante de embriones lo usamos entre un yegua y un semental de gran valía y generalmente no solemos tenemos a ambos animales en la explotación para realizar una monta natural y aunque así fuese hay veces que se prefiere hacer IA para prevenir que el semental sufra patadas o algún altercado con la yegua.

• Inseminación artificial: La IA es una técnica reproductiva que consiste en depositar esperma en el aparato reproductor de la hembra sin la intervención del macho. Ayuda a mejorar la fertilidad, reduce el riesgo de trasmisión de enfermedades, facilita los programas de selección y mejora genética y nos permite poder disponer de esperma de buena calidad en zonas alejadas de donde se localizan los donantes, con lo cual se reduce el riesgo de accidente en el transporte de animales. La inseminación artificial tiene diversas modalidades según que el esperma que utilicemos sea refrigerado o congelado. 

En la realización de una inseminación artificial hay unos pasos que se deben seguir:

1. Determinación del momento de la inseminación: es necesario determinar en qué momento se encuentra la hembra y cuando se va a producir la ovulación. Si vamos a realizar la IA con semen refrigerado debemos coordinar el momento de la pedida de las pajuelas con el momento de la ovulación, en caso de usar semen congelado esto no es necesario puesto que lo descongelamos en el momento de ser usado. La exploración rectal mediante ecografía de sus ovarios y útero, repetida durante el tiempo del celo, es necesaria para determinar el momento más indicado de la IA, valorando el aspecto del folículo preovulatorio, midiendo su tamaño y forma, grosor de sus paredes y ecogenicidad del sedimento del líquido folicular. Podemos predecir la ovulación con un seguimiento ecográfico por la morfología del folículo.

2. Técnica: tradicionalmente se realiza la inseminación con catéteres largos a través de la vagina y cuello del útero y se deposita la dosis seminal en el útero. Pero actualmente existe una nueva corriente de inseminación que consiste en realizar una IA intrauterina profunda. Las ventajas de esta última es que requieren concentraciones muchos menores de espermatozoides por pajuela y que tiene un porcentaje de éxito reproductivo mayor a la forma tradicional. Esta técnica de inseminación intrauterina profunda se utiliza más cuando el semen que vamos a utilizar es semen congelado, puesto que este semen ya por el hecho de estar congelado ha reducido su capacidad fecundante. Esta técnica se puede realizar con endoscopio regando con el semen la papila tubarica o con catéteres largos depositan las dosis de forma intrauterina. La utilización de los endoscopios encarece el proceso

 

Recuperación de embriones: Los embriones equinos son selectivamente transportados a través del oviducto hacia el útero entre los día 5 a 6 postovulación, estando en estadios de desarrollo de mórula compacta a blastocito temprano después de entrar al lumen uterino, el tamaño del embrión crece exageradamente hasta blastocito expandido .Aunque los embriones pueden ser recuperados entre los días 6 y 9 después de la ovulación, los días óptimos son el séptimo o el octavo. La principal indicación para recuperar embriones en el día 6 es para realizar el congelamiento de dichos embriones. Los embriones no son recuperados en el día 9 porque el porcentaje de transferencia exitosa es generalmente más bajo que para los embriones recuperados en los días 7 u 8.

 Lavado uterino: se realiza un lavado uterino transcervical, se coloca la yegua en el potro de contención y se hace un lavado del periné con un detergente suave, se enjuaga con agua limpia y se seca. Un operario se coloca un guante estéril en un brazo, lo lubrica de forma estéril e introduce un catéter también estéril que cuenta con un balón. Se introduce el catéter a través del cérvix hasta llegar al cuerpo del útero, se infla el balón y se tracciona caudalmente para que quede comprimido en el agujero del cérvix y así evitar la pérdida de liquido. Una vez colocado el catéter, el útero es lavado tres a cuatro veces con solución salina amortiguada con fosfatos puro o modificado (DPBS) previamente entibiado (30 - 35º C) conteniendo 1% de suero fetal bovino, penicilina (100 unidades/ml) y estreptomicina (100 µg/ml). El útero es llenado con 1 a 2 litros de DPBS en cada lavado (4 a 8 litros son usados durante todo el proceso de recolección). Después de llenado el útero se le permite al líquido salir y pasar a través de un filtro para embriones de 0.75µ. Es importante que el filtro de embriones no rebase o quede sin líquido, los filtros son ahora diseñados para prevenir ambos problemas. El líquido que pasa por el filtro es recolectado para evaluar cuanto se recuperó. Después del primer lavado el útero es masajeado a través del recto durante los subsiguientes lavados, y esto puede ayudar a que el embrión quede suspendido en el medio y además aumentar la recuperación total del líquido. La mayoría (> 90%) del líquido de lavado debería ser recuperado y estar libre de restos celulares o de sangre. La recuperación de líquido de lavado opaco indica que la yegua tiene un proceso de endometritis activa en el momento del lavado, y necesitará una evaluación diagnóstica futura. La presencia de sangre es asociada con un masajeo vigoroso del útero y o la manipulación del catéter

Recuperación de embriones: El líquido recuperado es revisado utilizando un microscópio estereoscópico a un aumento de 15x. Los embriones de 8 días usualmente se ven a simple vista. Cuando un embrión es identificado, es lavado como mínimo por 3 pasajes sucesivos en gotas de un mililitro de medio DPBS con 10% de suero fetal bovino, después del lavado el embrión se coloca en el mismo medio en una placa de Petri de 35 x 10 mm. El embrión es evaluado a mayor aumento (40 - 80x) y calificado usando la escala de 1 (excelente) a 4 (pobre). Los embriones pueden ser tomados utilizando pajuelas de 0,25 o 0,5 cc, pipetas capilares de vidrio de 25 µl, o cualquier otro instrumento adosado a una jeringa. El proceso de levantar y depositar un embrión debería ser realizado bajo lupa estereoscópica. Una vez que los embriones son colocados en el medio de mantenimiento, estos deben ser rápidamente envasados para el transporte o transferidos a una hembra receptora.

Envasado de embriones: Los embriones equinos son refrigerados y transportados utilizando el método desarrollado por Carnevale et al. Este método consiste en la utilización del medio F-10 de Ham para su conservación y refrigeración. Debido a que el medio F-10 de Ham debe ser gaseado antes de ser usado y esto requiere de un tanque de la mezcla de gases con su válvula reguladora, muchos veterinarios solicitan que el centro de transferencia embrionaria les envíe el medio F-10 de Ham ya gaseado antes de la recuperación del embrión.