Esparaván

SÍNTOMAS

Los caballos con esparaván normalmente tienen una historia clínica de cojera de desarrollo gradual. Si es trabajando durante algunos días, la cojera suele empeorar, pero se recupera en descanso. También en algunos casos los caballos rehúsan el salto, o el giro brusco.

El dolor cuando el caballo flexiona la articulación causa la reducción del arco del pie y un acortamiento de la parte craneal del paso. Las zonas anteriores del pie están demasiado craneal del paso. Las zonas anteriores del pie están demasiado cortas y los talones demasiado largos. Por la disminución del arco, el caballo tiende a arrastrar las lumbres, con el consiguiente desgaste de su borde dorsal.

La cojera del esparaván tiende a ser más intensa en frío. Los caballos a veces, se resienten tras un período corto de trabajo, y en algunos casos, el ejercicios la agrava. El esparaván óseo causa un aumento variable de la cara interna del corvejón. Este aumento es a veces difícil de determinar, especialmente si el esparaván es bilateral o si tiene normalmente los corvejones ensanchados. En reposo, el caballo puede flexionar el corvejón de una forma espasmódica, y en la mayoría de los casos, hay reacción positiva a la prueba de flexión. No obstante, esta prueba también resulta positiva en otros procesos. Normalmente el test se realiza en los dos miembros para comparar o para detectar si es bilateral. Una reacción media al test debe ser revisada cuidadosamente y precisa de un examen minucioso de la babilla por posibles cambios patológicos.

Cuando el miembro afectado avanza, el sano se eleva más para que así sea posible el avance del miembro afectado con la mínima flexión (acción compensatoria o “hiking”). La duración de la elevación del glúteo en el lado afectado se acortará para disminuir el apoyo; además. El pie estará más desgastado por fuera, que es por donde el animal descargará el peso para aliviar el dolor.

DIAGNÓSTICO

El reducido arco del pie, la reducida flexión del corvejón, el apoyo por las lumbres y el test del separaban sirven para acercarnos al diagnóstico. El bloqueo de los nervios tibial caudal y peroneo profundo con anestésico local es una razonable ayuda diagnóstica del separaban. No obstante, hay que recordar que otras estructuras son bloqueadas además de esta región. Las anestesias intraarticulares son de mayor ayuda para localizar la zona afectada. La cojera del corvejón y de la babilla producen en ocasiones igual sintomatología y un aumento de tamaño de la cabeza del segundo metatarsiano puede producir una imagen similar a la del esparaván. Se puede diferenciar por palpación, por su localización y por el estudio radiológico.

El examen radiológico debe incluir proyecciones DLP, DLPMO, DMPLIO, LM y FLM (lateromedial en flexión). El foco se centra en el hueso tarsiano tibial en la vista DPL, y en las otras, se centra en el hueso tarsiano central. Estas vistas se examinan cuidadosamente para ver