Síndrome del Navicular

 

 Etiología

Debido a que el término enfermedad implica una causa específica, el término síndrome del navicular describe mejor el complejo etiológico y los mecanismos patogénicos que producen los signos clínicos asociados al hueso navicular.

Este término debe reservarse a la cojera bilateral y crónica de los miembros anteriores, para la cual, se sigue un criterio diagnóstico específico, no obstante, y una vez aclarado este punto, se hablará de enfermedad del navicular debido a que es de uso más extendido.

Algunos factores predisponentes a la enfermedad incluyen aplomos inadecuados y prácticas de herraje defectuosas, las cuales pueden crear fuerzas anormales en la región del casco. En el caso de talones demasiado bajos o lumbres demasiado largas o bien una mezcla de ambas, se puede producir una excesiva presión del FDP sobre la superficie flexora del navicular. Para algunos autores, estos aplomos podrían constituir por si solos causa de la enfermedad; es frecuente también encontrar el proceso en caso de cascos excesivamente pequeños en relación con la masa corporal.

La excesiva contusión del casco sobre superficies duras e irregulares también parece predisponer: sin embargo, hay que destacar que el hueso navicular está muy bien protegido de ésta mediante ligamentos (proximal, distal y lateralmente), y soportado palmarmente por el FDP. Por otra parte la enfermedad se presenta además en caballos jóvenes que han estado sujetos a un mínimo estrés.

La teoría mas ampliamente aceptada es que la enfermedad se debe en gran parte a alteraciones circulatorias. La oclusión experimental de las arterias del navicular y sus ramas da lugar a imágenes arteriográficas e histológicas compatibles con enfermedad del navicular.

El aporte arterial del hueso navicular de un caballo adulto sano tiene un patrón especifico caracterizado por la presencia de 4-8 arterias distales que irrigan las porciones central y distal del hueso, y 9-14 arterias proximales que cubren la porción proximal del mismo; por su parte, las porciones lateral y medial reciben su propio aporte arterial.

Algunas causas de isquemia del hueso navicular son la oclusión parcial o total de las arterias digitales, la obstrucción arterial asociada con arteriosclerosis, o la trombosis de las arterias del navicular y la congestión venosa resultante.

Patogenia

Son muchas las teorías propuestas para explicar la patogenia de la enfermedad, por lo que para facilitar su comprensión es preferible discutirlas en relación a las lesiones asociadas a ésta:

Borde proximal: pueden producirse entesofitos a lo largo de la inserción de los ligamentos suspensores del navicular y con menor frecuencia osteofitos a lo largo del borde proximal. Estas lesiones se deberían a desgarros de la articulación interfalangiana distal o a defectos de aplomo que conducirían a un excesivo pivotamiento del hueso navicular sobre su ejemayor. Tras la respuesta inflamatoria inicial se considera que tanto los entesofitos como los osteofitos no producen una alteración de la función, aunque podrían predisponer al desarrollo de cojera intermitente de carácter leve.