Síndrome del Navicular



Proyección lateromedial

-Osteosclerosis de la cavidad medular.
-Separación difusa entre la medular y la cortical.
-Calcificación de tejidos blandos.
-Fragmentos en el borde distal.
-Exóstosis del borde proximal.

Tratamiento Médico

En el pasado, el diagnóstico de enfermedad del navicular implicaba la retirada del animal de la vida deportiva. En la actualidad, los nuevos conocimientos sobre la enfermedad permiten en muchos casos una recuperación total para las máximas exigencias.

El tratamiento debe comenzar siempre por un examen cuidadoso del casco y una corrección de su balance. Con ello se puede reducir el dolor y retardar la progresión de la enfermedad.

Herraje correctivo

Implica el dotar al animal del balance más adecuado. Ello se consigue en ocasiones, eliminando el exceso de lumbres o de talones. Estos últimos han de quedar siempre simétricos ya la misma altura, tanto lateral como medialmente. El resultado debe ser tal, que una línea dibujada sobre la superficie dorsal del casco debe ser paralela a otra sobre la superficie palmar de los talones. En caso de que la reducción de lumbres o talones sea imposible, se debe aplicar una herradura que facilite el crecimiento del casco de la forma más adecuada. La más ampliamente utilizada es la herradura en forma de "huevo" ("egg bar shoe"). Debe quedar dispuesta de tal forma, que vista lateralmente los talones de la herradura lleguen a un punto coincidente con una línea imaginaria trazada perpendicularmente a los bulbos de los talones. En caso de contractura de talones la herradura debe permitir la expansión de los talones en cada paso, lo cual se consigue con una herradura en la que el borde interno es más grueso que el externo. Así mismo la herradura debe ser más gruesa en la zona de los talones, con el fin de eliminar la presión que ejerce el FDP sobre el navicular. Resulta también importante redondear la herradura en la zona de las lumbres, con el fin de facilitar el avance del casco en el paso; también se han utilizado "pads" de silicona dispuestos entre la herradura y el casco cuya función es amortiguar la contusión.

En cualquier caso hay que destacar que cualquier herraje correctivo debe ser gradual y por tanto es posible que el animal no muestre clara mejoría hasta pasados tres o cuatro meses de comenzado el tratamiento.

Antiinflamatorios no esteroideos