Exploración Neurológica

La exploración de un caballo con un desorden neurológico debería incluir una revisión de su historia, una exploración física general completa y la ayuda de técnicas complementarias. La exploración neurológica debería determinar la presencia de lesión/es en el sistema nervioso y su localización (diagnóstico anatómico) que será preciso siempre que se proceda de forma ordenada y completa. Además debe formularse el diagnóstico diferencial, el plan terapéutico y el pronóstico.

El diagnóstico diferencial estará basado en el diagnóstico anatómico y la evaluación de los signos y la historia clínica. Los cinco grupos de lesiones más importantes son: malformación, inflamación, neoplasia, degeneración y traumatismo. La distribución de las lesiones que tienen lugar en ciertas enfermedades pueden conducir frecuentemente a un diagnóstico presuntivo. La evaluación más exhaustiva del paciente con técnicas complementarias para determinar la causa o confirmar el diagnóstico anatómico dependerá del diagnóstico diferencial que hayamos establecido.

Los resultados de la exploración neurológica deberán ser siempre anotados o grabados y en ningún caso intentar ser recordados para evaluarse más adelante ya que cambios sutiles pueden alterar el pronóstico y el curso del tratamiento.