Epìlepsia

La epilepsia se refiere a convulsiones recurrentes con alteraciones intracraneanas no progresivas, que pueden ser genéticas o adquiridas. Para hablar de epilepsia, las crisis deben ser recidivantes y sin evidencia de enfermedad subyacente activa.


Se debe a la hiperexcitabilidad de un grupo de neuronas cerebrales al que denominamos foco epiléptico. Esta hiperexcitabilidad neuronal es la consecuencia de un desequilibrio entre la neurotransmisión excitadora y la inhibidora.

Puede ser debido a un defecto de aporte del GABA o a un menor número de sus receptores en las neuronas, o bien a un exceso de glutamato o una mayor sensibilidad de sus receptores neuronales.

Por otra parte, la actividad eléctrica del foco epiléptico tiende a ser inhibida por neuronas gabaérgicas circundantes al mismo. Si los impulsos del foco llegan a superar la barrera inhibidora gabaérgica, la hiperexcitabilidad podrá propagarse a otras estructuras nerviosas contiguas o distantes.

El cese de la hiperexcitabilidad puede ser la consecuencia de un agotamiento neuronal, o bien consecuencia del predominio de la influencias inhibidoras gabaérgicas. Los caballos adultos tienen un alto umbral convulsivante.