Síndrome de Poliuria/Polidipsia

La poliuria es un aumento del gasto urinario, mientras que la polidipsia describe un aumento en el consumo de agua. En general, un caballo adulto de 500 kg producirá de 12 a 17 l de orina por día efectuando para ello de 4 a 7 micciones diarias. Esta orina tendrá una densidad urinaria de 1.020 a 1.030 y un pH de 7’1- 7’4. Estos valores pueden variar ligeramente dependiendo de la dieta y condiciones ambientales. Sin embargo, por lo general la producción diaria de orina de más de 20 a 25 l se considera como indicativa de poliuria.

Se han informado causas renales, hormonales y psicogénicas. Hay dos estados de enfermedad comunes que producen poliuria. La causa más común, la insuficiencia renal crónica, produce poliuria porque existe un número insuficiente de nefronas funcionales para concentrar la orina. Los tumores de la pars intermedia (adenoma de pituitaria) asociada a hiperadrenocorticismo secundario, es una causa menos común de poliuria, que se encuentra principalmente en caballos más viejos.

1. Insuficiencia renal crónica

La IRC es un problema más común en caballos viejos, y es resultado de enfermedad glomerular o tubulointersticial. La causa más común de IRC es la glomerulonefritis proliferativa, originada por depósito de inmunocomplejos en el glomérulo. Otras causas son la hipoplasia glomerular renal, nefritis crónica intersticial, pielonefritis y una variedad de causas diversas.

Historia y síntomas

- Caballos viejos.

• Pérdida de peso (es el signo más común asociado a IRC).

• Inapetencia y depresión.

Hallazgos clínicos y diagnóstico

• Los caballos afectados a menudo están delgados y pueden estar deprimidos.

• Puede haber placas sustanciales de edema ventral (anasarca), evidentes en los casos más avanzados, en donde la pérdida de proteína es significativa.

• Algunos caballos tienen aliento fétido y ulceraciones orales. Puede haber cálculos dentales.

• Son cambios clinicopatológicos comunes: anemia, hiperazotemia, hipocloremia e hiponatremia, así como posiblemente hipercalcemia, hipofosfatemia e hiperpotasemia.

• El análisis de orina revela isostenuria (densidad urinaria, 1.008-1.015) y proteinuria.

• Son posibles la piuria, hematuria y bacteriuria, en particular si la IRC es secundaria a pielonefritis.