Fotosensibilización

Entendemos por fotosensibilización una alteración cutánea que se produce por la ingestión de sustancias fotoactivas, o por fallo hepático, coincidiendo estas circunstancias con la exposición de los caballos a la luz solar y la presencia en los afectados de zonas despigmentadas.

 Podemos resumir pues, que para que aparezcan fenómenos de fotosensibilización se deben dar tres circunstancias:

- Un agente fotodinámico, es decir, una sustancia que absorbe la energía de ciertas longitudes de onda y las irradia en el organismo.
- Exposición a la luz solar sobre la piel del individuo.
- Presencia de áreas despigmentadas o piel rosada.

No se debe interpretar este fenómeno como quemadura por el sol. Es un proceso muy diferente. En este caso, se trata de una sustancia química que se acumula en la piel y ésta se vuelve más sensible a la acción de los rayos ultravioletas. Los tejidos afectados son generalmente limitados a las zonas sin pigmentación y poco protegidas por pelo. Incluyen también las mucosas, las conjuntivas y la córnea y particularmente las zonas de piel rosada.

Sustancias Fotosensibilizantes

Las sustancias fotosensibilizantes tienen la capacidad de absorber los rayos UV que inducen una reacción llegando a la formación de sustancias tóxicas. En el caballo, las principales moléculas fotosensibilizantes se llaman hipericina, fogopirina y filoeritrina. La fotosensibilización primaria o tipo 1 cuando el agente ingerido esta directamente implicado en la reacción. Se trata a menudo de plantas que el caballo consume, como malezas aunque no necesariamente en gran cantidad.