Enfermedad de Lyme

Autora: María Cruces del Puerto

Introducción

La enfermedad de Lyme o borreliosis de Lyme es un proceso multisistémico provocado por la bacteria Borrelia burgdorferi sensu lato (s.l.) que constituye un complejo de espiroquetas. La enfermedad de Lyme se diagnosticó por primera vez en el estado norteamericano de Connecticut, concretamente en la ciudad de Lyme, entre los años 1975 y 1977 y desde entonces se ha extendido a Europa y Asia, con el riesgo añadido de tratarse de una zoonosis.
Durante los últimos diez años en Estados Unidos se han diagnosticado al menos 10.000 casos de borreliosis, cifra importante si tenemos en cuenta que en el hemisferio norte y por razón de la temperatura ambiente la diseminación y reproducción de las garrapatas se reduce a las estaciones de primavera y verano.

 

Transmisión

El vector de esta enfermedad es la garrapata dura (ixódido), de hecho, es la enfermedad transmitida por garrapatas más frecuente del hemisferio norte, tratándose de una zoonosis emergente desde finales del siglo XX.

Estas garrapatas de patas negras pertenecen al género Ixodes, concretamente, en España se transmite por Ixodes ricinus y adquieren esta bacteria cuando aún son ninfas, al alimentarse de la sangre de animales infectados puesto que la capacidad de la garrapata adulta para transmitir la bacteria a los huevos es muy pequeña.
Principalmente adquieren la bacteria de animales reservorio, destacando pequeños mamíferos como roedores, ardillas, etc. en los que no aparecen síntomas. También se reportan como reservorios, reptiles (lagartijas) y aves, fundamentalmente las migratorias, que tienen un papel importante en la diseminación de las garrapatas hacia otras regiones.
Por lo que los animales silvestres son los principales responsables del mantenimiento de la enfermedad en los focos naturales, siendo así el hombre un hospedador accidental. Los caballos son infectados a través de las garrapatas que transmiten la bacteria de un caballo a otro durante su alimentación.
Estas garrapatas adultas tienen una especial predilección por los ciervos del este de los Estados Unidos, destacando así Ixodes scapularis (garrapata del venado) como uno de los principales vectores de la enfermedad.

Agente etiológico

Borrelia burgdorferi es un microorganismo unicelular con un genoma relativamente pequeño, lo que probablemente refleje su modo de vida como parásito obligado. Carecen de la maquinaria convencional para la síntesis de nucleótidos, aminoácidos, ácidos grasos y cofactores enzimáticos, los cuales tiene que obtener del hospedador.