Alimentación del Caballo

El consumo de proteínas

Es necesario estar pendiente de que el caballo consuma la cantidad correcta proteínas, dado que las deficiencias de aminoácidos pueden provocar pérdidas de peso, un bajo rendimiento del caballo o problemas en el desarrollo del animal, como un menor crecimiento o alteraciones en su pelaje y en cascos. Los déficits de proteínas pueden ser debidos a una escasa cantidad de alimento consumido o a un consumo exclusivo de forrajes secos, ya que éstos contienen solamente un 60-90% de la cantidad de proteína diaria requerida.

Por otro lado, un exceso de proteínas en la dieta aumenta la producción de la orina y a largo plazo puede afectar a la función renal y hepática del animal.

Hidratos de carbono para caballos

Existen diversos tipos de carbohidratos, entre los que se encuentran los monosacáridos como la glucosa, los disacáridos como maltosa y lactosa y los polisacáridos, como el almidón de las plantas y el glicógeno de los animales. Los polisacáridos son los principales carbohidratos en la alimentación del caballo: Se encuentran en la fibra y son digeridos por enzimas bacterianas presentes en el tracto gastrointestinal del caballo.

Grasas en la alimentación del caballo

Aunque las mayores fuentes de energía del caballo son las proteínas y los carbohidratos, las grasas pueden aportar un plus de energía a los animales, dado que proporcionan 2.25 veces más energía utilizable que la misma cantidad en peso de proteínas o de hidratos de carbono. Es por ello que se añaden grasas o aceites a algunos piensos para caballos: aportarán un plus de calorías a caballos con un alto nivel de ejercicio, potros en crecimiento o yeguas en época de reproducción o lactancia.

Vitaminas para equinos

Las vitaminas son necesarias para regular determinadas funciones corporales del animal. Los caballos son capaces de producir todas las vitaminas por ellos mismos salvo la vitamina A y E. Estas dos vitaminas, que se absorben disueltas en grasas o aceites, se tendrán que añadir al organismo. Asimismo es necesario suministrar un aporte adicional de vitaminas a aquellos caballos cuyo cuerpo no produce la cantidad de vitaminas requerida, por ejemplo porque realizan una elevada cantidad de ejercicio o su cuerpo requiere una mayor cantidad por desarrollo, lactancia o enfermedades.

La dieta del caballo

En la actualidad existen, además del forraje, piensos compuestos, formulados para que contengan todas las fuentes de energía y nutrientes necesarios para cada animal, en base a requerimientos específicos relacionados con la edad, la actividad física que realiza o determinadas enfermedades, por ejemplo.

La mayor parte de las marcas comerciales tienen una variada gama de piensos para caballos, adaptados al grado de ejercicio del caballo, con los que se suplementa el forraje que consume el animal.

La cantidad de forraje y pienso que debe consumir el animal se estima según su peso corporal. Existen determinadas fórmulas para estimar el peso de los animales. Además, se debe ajustar la cantidad y el tipo de alimento al ejercicio que realiza el animal. Los caballos de competición requieren un aporte extra de energía en su dieta. Para animales destinados a competiciones de alta velocidad se deben emplear principalmente hidratos de carbono (metabolismo anaeróbico). Se puede optar por piensos con un mayor contenido de carbohidratos, o por suministrar raciones adicionales de avena al animal.

Para animales destinados a concursos de salto, se debe buscar un término intermedio con adecuadas fuentes de energía, tanto en forma de hidratos de carbono como de grasas.

Por último, en animales que compiten en pruebas de resistencia, con una dieta equilibrada en contenido de carbohidratos durante las fases de entrenamiento, se ha de buscar una suplementación adicional en forma de grasas. En estos casos, los aceites de soja, lino o maíz son aditivos útiles para suministrar calorías adicionales.

En el caso de los caballos de competición es especialmente importante siempre contar con una fuente de agua limpia y fresca. Los días previos al concurso y durante el mismo se deben administrar electrolitos para prevenir posibles pérdidas con la sudoración.

  • 1
  • 2