Anemia Infecciosa Equina

Marta Palomar Casas

EQUISAN Veterinaria Equina Integral

La Anemia Infecciosa Equina (EIA), también conocida como fiebre recurrente de los pantanos, fiebre de la montaña, enfermedad de Coggins o malaria equina, es una enfermedad vírica que afecta a los équidos. Fue descrita por primera vez en Francia en 1843 por Ligné.

Se trata de una enfermedad con una capacidad de transmisión elevada. Se caracteriza por producir un cuadro clínico de fiebre, anemia hemolítica inmunomediada, trombocitopenia, edema en zonas declives y caquexia. Este cuadro puede presentarse de manera aguda y/o crónica. Si no se produce la muerte del animal cuando se da la forma aguda, la enfermedad se cronifica y el virus queda latente en el organismo del hospedador. No obstante, muchos caballos pueden presentar un cuadro leve o incluso inaparente, siendo estos últimos los principales transmisores del virus.
Los animales sintomáticos y asintomáticos se convierten en portadores, siendo una fuente infectiva durante toda su vida. No se considera un riesgo para la salud humana, aunque todas las manipulaciones que se realicen tienen que llevarse a cabo en un laboratorio de bioseguridad de un nivel adecuado.

Es una enfermedad de declaración obligatoria.

Etiología

La AIE está causada por un virus del género Lentivirus (relacionado con la inmunodeficiencia humana), perteneciente a la familia Retroviridae, subfamilia Orthoretrovirinae. Otros miembros del género Lentivirus son el de la inmunodeficiencia felina, inmunodeficiencia humana tipo 1 y 2 y virus Maedi Visna. Está constituido por un genoma ARN monocatenario de alto peso molecular, considerado el genoma más simple y pequeño de los lentivirus.

Presenta constantes mutaciones; los serotipos no producen inmunidad cruzada. Resiste a temperaturas de 100ºC durante 15 minutos y a desinfectantes, pero es fotosensible.

Distribución

Se encuentra distribuido por todo el mundo. Rumanía es el único país de la Unión Europea en el que la enfermedad es endémica. España es un país libre desde el año 1983. No obstante, el 20 de julio de 2017 se notificaron dos casos seropositivos a AIE en una explotación en Candeleda, en Ávila. En el mes de septiembre de ese mismo año se notificó otro nuevo caso en la provincia de Cáceres.