Tomar muestras de sangre en el examen precompra puede marcar la diferencia

Como he dicho muchas veces, he oído demasiadas historias de gente que compra o alquila un caballo y descubre más tarde que no consiguieron el caballo que pensaron que compraron o arrendaron. Normalmente estas situaciones entrañan un cambio en el temperamento o en la salud de los caballos que se hace evidente después de que sea demasiado tarde para cancelar el arrendamiento o la compra. Al hablar con algunos amantes de los caballos que conozco, me sorprendió saber que muchos de mis amigos desconocían si los análisis de sangre se incluyeron en el examen previo a la compra realizado por su veterinario (voy a utilizar este término para describir tanto pre-compra como exámenes de pre-arrendamiento ) ni sabían si tomada la sangre, qué sucedió con la muestra una vez que fue extraída. Esperemos que este artículo ofrezca a la gente una clara idea de por qué es bueno preguntar a su veterinario por la extracción de sangre ante un posible contrato de arrendamiento o compra. ¿Y por qué la extracción de la muestra es importante, incluso si usted no puede pagar en ese momento los test requeridos.
Los análisis de sangre, si se hacen correctamente, pueden revelar una gran cantidad de problemas en un caballo, incluyendo si el caballo tiene o ha tenido infecciones víricas o bacterianas, problemas crónicos de las vías respiratorias, historia de mioglobinuria o PSSM, inflamaciones crónicas o infecciones, problemas renales o hepáticos, abscesos, úlceras, daño musculosquelético, inflamación muscular crónica, problemas metabólicos, alteraciones de la hidratación o estrés o de oxigenación y  anemia , por nombrar sólo algunos. La industria de las carreras al más alto nivel utiliza análisis de sangre periódicos para determinar las estrategias de entrenamiento. Si se pregunta en un hipódromo uno podría encontrar diferentes preparadores que insisten en ajustar el trabajo con controles regulares de sangre,  manteniendo un registro de cualquier cambio significativo que los lleve a replantear las estrategias de entrenamiento, incluyendo la adición o eliminación de suplementos a la dieta de un caballo, la determinación de la duración de los tiempos de descanso entre las carreras y los cambios durante el transporte y lugares diferentes de estabulación .
Para la mayoría de la gente, sin embargo, los análisis de sangre periódicos de su caballo  simplemente no son prácticos o son costosos. En su lugar, lo habitual es solicitar una analítica al veterinario cuando el caballo presenta cambios en el  comportamiento o en su rendimiento.  Si el veterinario tiene una muestra de sangre previa con la que comparar la muestra actual (por ejemplo, la correspondiente al examen de precompra ), podremos obtener más información sobre la salud del caballo que con una sola muestra . Además, cualquier cambio significativo en la salud, tal como una infección viral o bacteriana, se pueden revelar mucho más pronto a través de la comparación de una muestra de sangre actual a una muestra más antigua del mismo caballo y por lo tanto el caballo podrá comenzar el tratamiento antes, evitando posiblemente largos y dolorosos efectos de la enfermedad y/o su tratamiento.
La conclusión es que es de sentido común realizar análisis de sangre en cualquier caballo que piense alquilar o comprar (y esperar los resultados antes de proceder con la compra o el alquiler) ya que si la muestra de sangre extraída durante el  examen previo a la compra revela signos de problemas que pudieran alterar significativamente el rendimiento del caballo, ya sea a corto o largo plazo, todavía se dispone de tiempo para pensar el alquiler o la compra del caballo antes de que se realice el pago. De esta manera nunca tendrá que enfrentarse a la cuestión de si debe o no demandar al vendedor o arrendador por posibles declaraciones falsas acerca de la salud del caballo en cuestión.