Patologías obstructivas de vías respiratorias altas en el caballo

Autora: Patricia Bazán Lorden
EQUISAN Veterinaria Equina Integral

El sistema respiratorio es el responsable de llevar a cabo el intercambio gaseoso, es decir, la aportación de una cantidad necesaria de oxígeno para el metabolismo del organismo, a través del aire inspirado a la sangre arterial desde los alveolos y, el intercambio de dióxido de (1,2) (2) carbono desde la sangre venosa a los alveolos para ser espirado al exterior del organismo Tiene su inicio en las narinas externas o fosas nasales extendiéndose hasta los alveolos. Entre estos dos puntos anatómicos, hay una serie de conductos tubulares comunicados entre sí por los que el aire fluye hasta llegar a los alvéolos o, desde éstos, ser expulsado al exterior. Estas estructuras anatómicas son: la cavidad nasal, faringe, laringe, tráquea, bronquios y bronquiolos. Éstos últimos, junto con los alveolos, conforman el parénquima pulmonar.

En este Trabajo de Fin de Grado, se van a desarrollar algunas de las patologías obstructivas de las vías respiratorias altas de los caballos (cavidad nasal, faringe y laringe). Estas patologías son una de las causas importantes de disminución del rendimiento deportivo. El colapso que generan al deformarse los tejidos que conforman éstas vías, debido a los

cambios de presión del flujo de aire durante la respiración, provoca que haya una reducción del diámetro de las vías y de su capacidad de ventilación, y por ello, un aumento de la resistencia al flujo normal del aire, requiriendo de esta manera un mayor esfuerzo para poder respirar. Todo esto da como resultado una baja disponibilidad de oxígeno para los tejidos del (3,4) organismo.

El rendimiento deportivo del caballo durante el trabajo, está determinado por la conjunción de la acción de varios aparatos del organismo: el sistema músculo esquelético, el sistema cardiovascular y el respiratorio; cualquier alteración que influya negativamente causando una patología en uno de ellos, va a suponer una bajada en el rendimiento deportivo del animal, incluso desembocar en una intolerancia al ejercicio. Pero, el sistema respiratorio, debido a su función principal (el intercambio gaseoso), se establece como el punto de inflexión que va a determinar si un caballo presenta capacidad atlética o no, es decir, va a ser el factor limitante del rendimiento deportivo.

Debido a que, durante el ejercicio, el requerimiento de aporte de oxígeno incrementa notablemente, el sistema respiratorio del caballo está diseñado para hacer frente a las 4 fluctuaciones en las necesidades de requerimiento de oxígeno y liberación de dióxido de carbono durante el ejercicio y reposo del caballo (1); de modo que, cualquier alteración en las vías respiratorias va a suponer una limitación en la capacidad deportiva éste. Por esta razón, (5) las patologías que disminuyan el diámetro de la luz de la vía aérea deben ser mínimas.